10 de diciembre de 2008

La palabra

Somos lo que hablamos. Cuidar el lenguaje debe ser una de nuestras prioridades. La palabra acerca, educa, nos permite entender y sentir. Ayuda a pensar y a construir. Nos hace mejores. Pero también tiene el poder de confundir, ocultar, descomponer y destruir. La palabra explica la realidad de muchas formas, y nos puede aproximar o alejar de la libertad.

Nadie se puede sentir orgulloso de una lengua contaminada, asfixiada por los medios de comunicación y moldeada por una cultura indolente y subordinada.

El amor a la palabra empieza en la familia y en la escuela. Sólo a partir de ahí es posible dar la batalla a la ignorancia, a las expresiones pobres y a los lenguajes alterados que adoptamos con tanta ligereza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada