25 de julio de 2016

Apertura Galería


Inauguración, agosto 5, 19:00 hrs. / Hasta octubre 2
Andador Miguel Hidalgo, Esquina San Agustín,
Planta Alta
San Cristobal de las Casas, Chiapas

29 de marzo de 2016

Yautepéc


arriba abajo extraño encanto belleza verdad
up down strange charm beauty truh

Elsa-Louise Manceaux & Jordi Boldó
14.04 - 11.06.16

Inauguración / Opening
14.04.16 19:00-22:00 hrs

YAUTEPEC

Melchor Ocampo 154-A
Col. San Rafaél, Del. Cuauhtemoc
México D.F. 06470
yau.com.mx










17 de diciembre de 2015

La memoria de las cosas

El Gobierno del Estado de San Luis Potosí, a través de la Secretaría de Cultura
y el Museo de Arte Contemporáneo de San Luis Potosí
invitan a la la magna exposición
La memoria de las cosas
Jordi Boldó
Hasta el 6 de marzo del 2016

7 de octubre de 2015

Retratos



Los invito a que conozcan mi nuevo blog

22 de septiembre de 2015

Por si las moscas

 

Aunque no vislumbro un mejor futuro para mi vocación, procuraré no perder el ánimo y seguir pintando. Pintar sigue siendo mi pasión, y hasta hace poco era para mi como una fiebre; pintaba obsesivamente cada día. Hoy no siento la misma motivación, y lo atribuyo a que las cosas han cambiado demasiado y la pintura ha dejado de ser una tarea importante en nuestros días. Me tranquiliza saber que he hecho lo que quería, que he cumplido (en parte) con el compromiso. Como veo las cosas, seguiré insistiendo, pero con menos ahínco. Pienso tomar un poco de aire y, por si las moscas, conservar una distancia saludable con la pintura. Creo que es algo sensato mientras cambian los vientos, y si no, para irme aclimatando a lo que bien podría ser, sino un rotundo fracaso, si un triste cambio de vida.

24 de junio de 2015

Creo en ti (léase con ironía, por favor)

Bien podría expresar con estos versos de Pablo Milanés dedicados a La Revolución lo que ahora siento por la pintura:
             
Creo en ti,
porque dándome disgustos
o queriéndome mucho
siempre vuelvo a ti.

Creo en ti,
lleno de contradicciones,
presto a soluciones,
siempre creo en ti.

20 de mayo de 2015

Los trabajos de Hércules

A principios de 2014, Jordi Boldó reune a 27 pintores para producir obras de gran formato. El proyecto se tituló Los trabajos de Hércules, y fue realizado en Querétaro, en un inspirador espacio industrial abandonado dentro de la antigua Fábrica de Hilados y Tejidos El Hércules, lugar lleno de historia y tradición cultural. Sin duda, la experiencia no fue sólo un destacado ejercicio colectivo, sino que representa un importante logro en el desarolo de la pintura de la región.

Video click aqui: Los trabajos de Hércules

Exposición Los trabajos de Hércules

Museo de la Ciudad
Guerrero 27 Norte, Centro Histórico
Querétaro, Qro.

Inauguración: 29 de mayo de 2015 
Viernes 20:00 hrs / Hasta el 12 de julio

13 de marzo de 2015

Instalación cerámica Memoria y horizonte

www.galerialibertad.mx
Andador Libertad 56 Pte. Centro Histórico, Querétaro
Lun-Dom 10:00 a 20.00 hrs. T- (442) 214 2358

31 de enero de 2015

d10

De joven suponía que el conocimiento nos acerca a la libertad; creía en la revolución, en el comunismo, en el socialismo autoritario y demás ideales románticos. Con el tiempo, esas convicciones se diluyeron y hoy todo lo que me rodea me resulta desesperanzador, me provoca desconfianza. Hace unos días, lei en la calle un anuncio que decía: “se corrigen poemas visuales”. Quizá vi mal, y lo que en verdad decía, es problemas, no poemas; eso suena más lógico. Ayer —también mientras caminaba— en lugar de leer: “después del quinto desayuno, el sexto es gratis”, leí, el sexo es gratis. Deberé de poner más atención, y además, hacerme revisar la vista, o, definititivamente, no volver a salir a la calle. Pienso que este tipo de cosas me suceden, no sólo por mi natural deterioro, sino porque los pintores somos algo perezosos y pasamos demasiado tiempo sin hacer nada, rumiando tonterías.

9 de diciembre de 2014

d9

Lo más racional es aceptar lo irracional. El arte no tiene porque tener sentido.

24 de noviembre de 2014

d8

Si no puedes con la rutina, o simplemente no te gusta lo que ves, intenta mirar a otro lado; a veces funciona. Seguir un plan que nos trazamos es importante, pero mucho más, reconocer cuando debemos apartarnos de él. Todo exceso de realidad es malo para la salud; preocuparse de más, también. No hay duda de que si te distraes te pasan por encima. Para mantener a raya al amargado que todos llevamos dentro, lo primero es barrer la casa, y lo segundo, saber estarse quieto antes de actuar. Muchas veces es mejor caminar en sentido contrario de lo que se piensa.

11 de noviembre de 2014

d7

Perderse por un tiempo no es tan grave. Vagar, es a veces, una sana disposición mental.

1 de octubre de 2014

d6

Viajar sirve para levantar mugreros y hacer inventario. Siempre que me siento un poco cansado o vacio, necesito vagabundear y escarbar en mi profundidad para volver a ordenar mis rumbos; para reencontrar un lugar —siempre provisional— en el mundo. Sigo de paso, como las aves. Nada me reconforta tanto como una buena soledad. A fin de cuentas, es casi imposible entender lo que no existe, y por eso lo mejor es que ya no le digamos mentiras a los niños.

19 de septiembre de 2014

Información

 
Información no es conocimiento, y mucho menos, sabiduría.

15 de septiembre de 2014

d5

Seguramente alguien habrá —aunque yo no conozco a nadie— que le disguste tomar jugo de naranja por la mañana. Lo que sí sé, es que mucha gente tiene la mania, o mejor dicho, la necesidad expresiva de montar un peculiar numerito para espantar sus penas. Ya se sabe que detrás de toda depresión grande o pequeña, se esconde siempre un ingrediente egoísta. Y es que la gente no acaba de entender que cuando algo termina, algo empieza. O ¿acaso no has visto cómo se refleja el vuelo de las aves en los charquitos que deja la lluvia sobre el piso?

10 de septiembre de 2014

Diferente

 
Está bien sentirse diferente, pero no tanto.

8 de septiembre de 2014

d4

Confesión primera: te digo con todo mi amor y romanticismo que estás más buena que una mandarina de Torreón. Además, quiero que sepas que entre lo erótico y lo romántico, prefiero lo naturalmente espontáneo. 

Confesión segunda: sinceramente me parece que lo único bueno de todo este forzado inmovilismo —y no es poca cosa—, es que ya dejé, espero que para siempre, esa obsesiva compulsión narcisista de perseguir el éxito. Claro que me siento agotado y deprimido, pero, finalmente, estoy descansando y aprendí a no abusar de mí mismo ni a exigirme tanto.

6 de septiembre de 2014

¡Milagro, milagro!

La aparición del Ché Guevara en la antigua Fábrica de Hilados y Tejidos El Hércules es una señal inequívoca de que la revolución nos hará justicia. ¡Patria o muerte, venceremos!


 Aquí se queda la clara,
la entrañable transparencia,
de tu querida presencia
comandante Che Guevara

2 de septiembre de 2014

d3

No sé resignarme al inmovilismo, me aburro. También me aburro de decirle a mis colegas que de lo que se trata es de pintar, de hacer muchas cosas, no de hacerse famoso, o de ganar dinero. Además, les digo que si no pueden avanzar, retrocedan. Ya sabes, a mi me gustan los eventos deslucidos e insignificantes, y quizá por eso siempre intento que mis actividades sean discretas; sólo así me siento cómodo.

31 de agosto de 2014

24 de agosto de 2014

d2


Nada hay tan grave entre quienes se quieren de verdad que no pueda arreglarse con palabras honestas y cariñosas. Hay quienes son esclavos de la falsedad y la intransigencia del lenguaje. Cuestión de valores; el amor es más importante que el poder, la imaginación que la realidad, y el futuro importa más que el pasado, pero menos que el presente. No vuelvo a molestarte, ni siquiera jugando; no quiero que vuelvas a decirme: “ya cálmate, pinche perro”. Sólo lamento no haberme vuelto a casar contigo en el Atrio de los Olivos del Convento de Santa Ana de Tzintzuntzan (Lugar de colibríes).

15 de agosto de 2014

Memoria y Horizonte en Pátzcuaro

La Secretaría de Cultura de Michoacán 
a través del Centro Cultural Antiguo Colegio Jesuita
invita a su exposición

Memoria y Horizonte
[obra pictórica)
de
Jordi Boldó

Inauguración: 22 de agosto, 19:00 hrs.
Enseñanza s/n esq. Alcantarilla, Centro
Pátzcuaro, Michoacán

13 de agosto de 2014

d1

Me gusta leer despacio, ir poco a poco. Uno no entiende bien y se equivoca cuando corre; se deja de aprender, y por tanto, no se puede enseñar nada. Tampoco quiero molestar a nadie, mucho menos herir a los que amo. No pienso chupar más limones frente a los músicos que tocan instrumentos de viento, porque desafinan. Tampoco voy a volver a creer en las semi-ciencias, como la homeopatía o el psicoanálisis. La mejor solución a casi todos nuestros problemas es pensar en los demás y no ser tan coléricos, ni tan dramáticos.

31 de julio de 2014

Artistas



Todos los artistas son, de alguna manera, discapacitados.

26 de julio de 2014

Presea Germán Patiño

El pasado viernes 25 de julio de 2014, en Sesión Solemne de Cabildo, me fue entregada la Presea Germán Patiño Díaz que el H. Ayuntamiento de Querétaro otorga a personas que han invertido su talento y esfuerzo en favor de la creación, promoción y difusión de las artes, así como al incremento del acervo cultural en el Municipio. 


Vivo en Querétaro desde hace 30 años. En esta ciudad eché raíces y tuve la fortuna de poder dedicar­me en cuerpo y alma a lo que más me gusta: la pintura. Desde siempre, esta actividad estuvo cerca de mí, ya fuera como promesa o como necesidad, pero fue aquí, en Querétaro, donde la pintura se convirtió esencialmente en mi forma de vida.

A mediados de los 80’, mi madre, mi hermano y yo llegamos a este lugar. Los tres nos enamoramos de la ciudad, y me atrevería a decir que cada uno, a su manera, se comprometió con Querétaro dando lo mejor de sí en favor de su cultura. Hoy, mi madre y mi hermano ya no están con nosotros, y por eso quiero dedicarles este reconocimiento. Quizá ellos me hubieran bromeado por aceptarlo, y yo —seguramente— se los hubiera agradecido; en mi casa siempre fuimos antisolemnes.

Hoy recibo esta presea con orgullo. Es para mi una alegría y un honor.

Agradezco a quienes me la otorgan, y agradezco también, todo el cariño de mis amigos y familiares. Pero sobre todo, le doy gracias a Esmeralda, mi mujer, por su aliento y su luz para seguir adelante.

11 de julio de 2014

Dar y pedir

 

 Hay gente que es buena para dar ayuda, y otra, para pedirla.

14 de mayo de 2014

Memoria y horizonte

Click en la imagen para verla más grande

Inauguración: 23/05/2014
Viernes 20:00 hs.
Abierta el 20 de julio 2014
Museo de la Ciudad de Querétaro


"…La salud de la vista parece exigir un horizonte.
Nunca nos cansamos mientras podemos ver bastante lejos...".
Ralph Waldo Emerson

Durante un corto viaje que hice por el norte de España y Portugal, sentí una especial emoción ante el simple, pero maravilloso acto de contemplar la naturaleza. Sugestionado, quizá, por la tristeza que me invadía en esos días, tuve una inusual percepción del paisaje, y, en especial, de la línea del horizonte. Más allá de notar su mera presencia, su dimensión espacial o habitual referencia, advertí que el horizonte posee un extraordinario poder evocador capaz de trasladarnos a universos íntimos y liberadores.

Contemplar la naturaleza ha sido, desde siempre, dialogar con la vida, con nosotros mismos; ver un paisaje es algo sublime, comparable a la búsqueda interior. Ambas acciones —en cierta forma— son la misma aventura, capaces de crearnos sensaciones parecidas a la de andar perdido o desorientado por lugares desconocidos.

Los paisajes del Romanticismo revelan un evidente diálogo visual con la naturaleza; son obras que nos muestran el mundo interior del artista y demuestran que el acto de observar el entorno natural es algo que puede desafiar todos nuestros sentidos. De ahí que la caminata, el simple paseo, no sean, solamente, una forma de reencuentro con uno mismo, sino, también, una de las actividades físicas más excitantes para el intelecto. Contemplar el paisaje, además de ayudarnos a descubrir la esencia de un lugar, puede ser una aventura estética de primer orden; razón por la cual, debería de convertirse en rutina vital, en práctica cotidiana para enriquecer nuestra imaginación.

Ahora bien: todo paisaje es naturaleza humanizada, cultura y apreciación estética. Sin la mirada del hombre, el paisaje no existiría, sería un simple territorio, un espacio susceptible de convertirse en paisaje sólo si es observado. En palabras de Hernández Pijuán: “no se puede hablar de paisaje en sentido literal, sino de un cierto sentimiento del paisaje”. De ahí que, sentir el paisaje, sea una de las mejores maneras de reintegrarnos a la Naturaleza y de aceptar que los principales protagonistas no somos nosotros, si no los cielos, los mares, los ríos, las montañas, y la vida en general, que conforman una extraordinaria estructura, una especie de trama inspiradora susceptible de ser transformada en ciencia, arte, cultura o memoria.

Es precisamente la memoria, tema recurrente de mis últimas series y demás cavilaciones. Parecería que ahora, mi interés se desvía hacia el paisaje, pero no es así. Sigo en lo mismo, escarbando en los recuerdos (entre otras razones, porque aún necesito reconciliarme con mi pasado) y explorando en el paisaje, que siempre ha estado presente en mi pintura, desde mis primeros y expansivos universos abstractos, hasta los últimos e imposibles intentos por alcanzar la serenidad. Lo que pasa, es que mi foco de atención se ha trasladado, ha emigrado de la memoria al paisaje, entendido éste, como una prolongación de la memoria. Es —por decirlo así— una nueva y alentadora manera de recordar a través de la contemplación de la naturaleza. Cualquier recuerdo está invariablemente ligado a un paisaje, a un territorio en el que aprendemos a ver el mundo. A lo largo de la vida, habitamos muchos paisajes, pero con ninguno nos identificamos tanto, como con aquéllos donde crecemos, ya que son paisajes marcados de recuerdos. Es también, un paisaje, el testigo infaltable de nuestros últimos momentos. Para el poeta y ensayista español Julio Llamazares, “el paisaje es la memoria, porque la memoria se refleja siempre en el paisaje en el que ha ocurrido tu vida. Es un espejo, no el telón de fondo de un escenario; en ese espejo se refleja la vida de las personas. Cuando el paisaje desaparece (…) la memoria se duele y se resiente, y de ese dolor de la memoria nace la melancolía, y de la melancolía nace el aliento poético.”

Son evidentes las simetrías que hay entre el paisaje y la memoria; por eso, entre ellos, surgen espontáneamente tantas analogías. Por ejemplo, podemos pensar que paisaje y memoria, son dos tipos diferentes de horizonte; siendo el primero, un horizonte espacial, y, el segundo, un horizonte temporal. También, es fácil observar como el paso del tiempo provoca en ambos, visibles o imperceptibles deterioros. Contemplar y recordar, son, además, dos acciones paralelas y complementarias que nos permiten estar “simultáneamente” en el pasado y en el presente.

Se cree que el acto de contemplar es algo pasivo, quizá porque aún no acabamos de entender que el mirar es una forma de pensar. Es cierto que la contemplación es una actividad plácida, pero puede llegar a ser una tarea dinámica de primer orden, y su práctica habitual, estimular la creatividad en todos los campos, no sólo en el artístico. En la actualidad, el paisaje interesa por igual a filósofos, ecologistas, arquitectos, políticos, geógrafos y artistas, dando lugar a múltiples interpretaciones de nuestro entorno. Cuanto más conciente es una sociedad, más se preocupa por el paisaje.

Esta serie —para mi, y por los tiempos que corren de desprecio a la pintura, en particular al abstraccionismo— es un acto de obstinación a través del cual me vuelvo a plantear seguir pintando como siempre: con libertad absoluta y volcado en la experimentación. Por eso, no debe de ser considerada como un simple conjunto de piezas racionalizadas o “acabadas”, fáciles de etiquetar bajo la figura del paisajista, sino, más bien, como una mirada abierta al paisaje con clara orientación plástica, más que conceptual. Y, sobre todo, como una visión interior a partir del paisaje, y no sobre el paisaje, espacio físico que sólo me interesa como posibilidad de analogía o tentación de metáfora, para dirigir la mirada a otra dimensión más íntima y personal; a ese lugar mental, susceptible de convertirse en referencia o evocación de la memoria. Sorprende el grado de comunicación que se puede establecer con nosotros mismos cuando contemplamos la Naturaleza. Observar el horizonte, por ejemplo, nos hace sentir la emoción por el espacio, por la extensión; es un acto que nos libera de un estado mental opresivo y nos traslada a otro más sereno, aunque, en ciertas ocasiones, pueda preocuparnos y hacernos sentir en peligro.

La idea de esta serie surgió cuando observaba el horizonte, línea donde todo se junta: el cielo, el mar y la tierra. Línea abarcable sólo por la mirada, imposible de alcanzar porque se aleja cuando avanzamos hacia ella. Lugar donde todo termina y todo empieza, el horizonte, es una referencia cargada de significado y fascinación, fuente de energía y equilibrio. Su sola presencia, nos obliga a afinar la mirada, y —en un esfuerzo de concentración y abstracción—, a reencontrarnos con nosotros mismos.

Con el paisaje pasa como con la pintura abstracta, todo depende de la mirada, de lo que se observa y de cómo se observa. Así, es posible advertir la dificultad, o, mejor dicho, la imposibilidad, de representar un paisaje. La pintura de paisajes y la pintura abstracta son dos formas muy cercanas de expresión, donde el objeto físico no puede ser representado en términos estrictos. Sin embargo, es indiscutible que el abstraccionismo es un medio ideal para reflexionar en torno al paisaje; y viceversa. Al mirar un paisaje, podemos descubrir la contundencia de las formas abstractas, así como sentir la atracción que producen sus atmósferas y espacios vacíos, abiertos a la contemplación. Abstracción y contemplación son dos conceptos afines, capaces de trascender lo meramente narrativo —cuestión que tanto ha dominado la actividad artística— y de hacer que la anécdota descriptiva pase a un segundo plano.

 Para terminar, quiero decir que con este pequeño conjunto de pinturas, creo dar por terminado un largo y emocionante proceso de varias series enlazadas. Ahora, me propongo explorar otros territorios, empezar algo nuevo. De cierta forma, todo horizonte es referente simbólico de lo que termina, pero, también, de lo que nace o empieza; es un límite que nos ofrece la ilusión inalcanzable de un final, pero, a la vez, de un principio, de una nueva aventura.