6 de enero de 2009

Apariencia y realidad

Será por mi natural inclinación a abstraer y a construir analogías que siempre juego a ver simultáneamente la verdad y la apariencia de las cosas. Generalmente, lo que miramos no es tan extraordinario por sí mismo, sino por la forma en que lo miramos. Una cosa es lo que las cosas son, otra, lo que parecen, y otra más, lo que nos parecen. Así, en esta compleja relación de percepciones diferentes, de objetividad y subjetividad, todo puede verse como es, como no es, o como se nos antoje que sea. Pero es, gracias a todas estas posibilidades, impersonales y personales, de presencia tangible e ilusión de los sentidos, que se nos revela la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada