27 de agosto de 2013

La ambición




La ambición sólo acarrea problemas. Cuando entramos en la dinámica de acumular —no importa cuánto se pueda conseguir— nunca es suficiente. Únicamente es libre quien aprende a prescindir de todo; el desapego nos libera de cualquier carga. Además, sólo dejando de tener cosas, evitamos el riesgo de perderlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada