23 de enero de 2010

Diferencias



No puedo escribir con interrupciones. Para hacerlo, necesito —además— mucha concentración y un silencio casi absoluto. Quizá por eso me gusta escribir, porque es algo que me obliga a estar en una sola cosa; a diferencia de la pintura, que me permite la dispersión, e incluso, atender otros asuntos mientras pinto.

5 comentarios:

  1. Hola amigo bloguero ,es cierto que para escribir pensar y meditar se necesita silencio al menos yo lo necesito para crear en mi blog y poner en orden las ideas y la inspiración.
    Un placer pasar por tu blog y visitarte , nos seguimos leyendo.
    Un abrazo de amistad de MA .

    ResponderEliminar
  2. y sin embargo, en ocasiones la inspiración llega de la distracción y el desatino.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Es muy cierta tu reflexión, a la escritura se llega desde la interiorización. Aunque también, como anotan sobre la inspiración, tras los flashes cotidianos -rápidos, vitales-, puede sustraerse un texto, como quien succiona maternalmente la esencia de la vida.

    Saludos.
    MGJuárez.

    ResponderEliminar
  4. Primera visita a tu blog; y es para agradecerte que te hayas sumado a los seguidores del mío. (por favor, no seas duro con mis torpes dibujitos).
    Me quedo leyendo -y mirando- tu blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Un abrazo y gracias por dejarme encontrarte.

    ResponderEliminar